Resultados buscando: Antonio Alvarez de Linera (15)


 
 
 
La Pasada del Pino desde el Cerro del Águila (Casares)
Por este paraje posiblemente existiera una mina de cobre. En el Tomo VI de la obra Origen, Progresos y Estado de las Rentas de la Corona de España, su Gobierno y Administración, escrita por Francisco Gallardo Fernández, oficial de la Secretaria de Estado y del Despacho Universal de Hacienda de España, y publicada en 1808, al relacionar y comentar las minas de cobre de Andalucía escribe:

"Minas de Casares: En el término de la Villa de Casares, partido de Ronda, y sitio llamado Lagarganta del Pino, á las faldas de Sierra- bermeja, hay una mina de cobre, que denunciaron D Cristobal Gil de Herrera y D Francisco de Mendinueta, y se les concedió licencia para beneficiarla por Real Cédula de 8 de Setiembre de 1749; y habiendo descubierto despues tres minerales mas en un parage manifiesto llamado la Cuesta de Vaque, se les concedió tambien facultad para su beneficio por otra Cédula de 20 de Agosto de 1751.
En el puerto de Nicla, en Sierra- bermeja, del partido de Ronda, hay una mina de cobre: fue denunciada en 1755 por D Josef Fernandez Donquilez; y por Real Cédula de 13 de Febrero de 1756 se le concedió facultad para beneficiarla.
"

Entendemos que cuando habla de la garganta del Pino se refiere a la Pasada del Pino, tramo final de la Garganta de las Acedías, ya que dice que está ubicada en la falda de Sierra Bermeja.

Un año después de esta publicación de la relación de minas que rentaban a la Corona, en 1809, Simón de Rojas Clemente Rubio recorre Sierra Bermeja procedente del Valle del Genal y describe en su diario un paisaje que "arranca desde el Puerto del Chaparral, siguiendo su eje central por el Cerro de las Aguzaderas, el de Nicola, el llamado Porrejón, Puerto de Peñas Blancas, los Reales Grande y Chico, el cerro de las Guájaras, lindando con la Garganta del Pino, Puerto de los Bañaderos, donde expira a media legua y al Este de Casares". Nosotros identificamos el cerro de las Guájaras con el cerro de la Silla de los Huesos, junto al puerto de la Mujer, que corona aproximadamente el centro de la garganta de las Acedías si miramos desde el sur.

Por otra parte, a esta mina de la Garganta del Pino también se le denomina en algunos escritos como la mina de la Cuesta del Pino, ya que en esa época era habitual sustituir el topónimo de arroyo o garganta por el de cuesta, tal como ocurre también en la primera descripción al hablar del arroyo de la Cueva de Baque como Cuesta de Vaque. De esta manera, podemos comprobar como en 1851, Antonio Álvarez de Linera, inspector jefe de la sección de minas de Málaga y uno de los pioneros del estudio geológico de la provincia, también la señala como mina de cobre al escribir que el "cobre se presenta en abundantes filones de hasta cinco varas de potencia, atravesando los bancos de serpentina, y constituidos en lo general por piritas, malaquita, cobre gris argentifero, mispikel, (sulfoarseniuro de hierro) y á veces el cobre nativo, como sucede en la mina Cibeles teniendo por ganga el talco blanco esteatitico, y el cuarzo hialino. Las minas Herrumbrosa, Marfal del Toro y la de la Cuesta del Pino surtieron por algun tiempo una fabrica establecida á la orilla izquierda del Guadalmaza, con cuatro hornos, á los que suministraban viento dos trompas de 15 pies de caida, empleándose en la fundición el mismo tratamiento seguido en las minas de Fahlum en Suecia."

Respecto al otro topónimo que aparece en la primera descripción, Nicla, forzosamente tiene que ser una variación de Nicola o Anicola, ya que cerca de la cima del cerro del mismo nombre, en el cordel entre el Alto Porrejón y el Canalizo, nos encontramos una mina de cobre.

Bibliografía:
- GALLARDO FERNANDEZ, Francisco. Origen, Progresos y Estado de las Rentas de la Corona de España, su Gobierno y Administración. (Vol.6. Imprenta Real. 1808, 490pp.)
- MARTOS MARTIN, Javier. "El viaje de Simón de Rojas Clemente Rubio por Sierra Bermeja (Málaga) en 1809" (Revista Cilniana, núm.24-25, 2011-2013, pp.87-104)
- ALVAREZ DE LINERA, Antonio. Reseña geognóstica y minera de la provincia de Málaga (Revista Minera. 1851. 45pp)

ACTUALIZACION 2/3/2013. La mina de cobre citada no está en el actual término municipal de Casares.

(Fotografía: José María Navarro, 12/12/2010) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »
Ubicar esta fotografía en un mapa »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Sierra Bermeja (Ambito)

La Pasada del Pino desde el Cerro del Águila (Casares)

Algatocín y Genalguacil desde la boca de la mina San Pedro (Genalguacil)
En primer término el Cerro de la Herrumbrosa y Genalguacil. Según la tradición, o quizás leyenda transmitida a lo largo de los siglos a falta de datos científicos contrastables, en esta zona existieron minas de oro.

"Desde luego el nombre árabe de Guadiaro (rio de oro) nos indica que este metal precioso debió ser encontrado por los árabes en el lecho de aquel rio, y en efecto, aun en la época actual se suelen hallar algunas pajitas de oro en los remansos que se forman en el cambio de sus corrientes. Tambien en término de Genalguacil está el sitio de los Morteretes, llamado asi por los muchos morteros que alli hay, en los que se asegura que molian el oro los antiguos; y tambien se encuentran molinillos, al parecer para el mismo objeto, en los reales de dicho Genalguacil. En el término de Toloz recogieron los moros el oro en tinajillas, y se sabe que en el siglo pasado se benefició tambien alguna corta cantidad; pero si con el trascurso de los siglos van las aguas lavando y arrancándolo de la roca que parece ocultarlo á nuestra vista afanosa, para conducirlo al alveo de los rios, solo en ellos es donde podemos esperar recogerlo, pues la naturaleza siempre previsora parece negarse á presentarnos este metal en potentes criaderos que, abaratando su valor, desvirtuaran este signo de las transacciones comerciales. Algunas piritas cobrizas de las Sierra Bermeja han dado en los ensayos notable cantidad de oro."

Fuente: Antonio Álvarez de Linera, 1851.

(Fotografía: José María Navarro, 19/10/2010) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »
Ubicar esta fotografía en un mapa »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Sierra Bermeja (Ambito)

Algatocín y Genalguacil desde la boca de la mina San Pedro (Genalguacil)

Montemayor, con el cercano cerro Natías al norte, visto desde el paraje del Nicio (Estepona)
El grafito era conocido por los mineros del siglo XVII por su utilidad en la fabricación de lápices, pero no es hasta el siglo XVIII cuando este mineral adquiere un gran valor comercial por su utilización en la fabricación de crisoles para fundiciones. Este mineral es muy abundante en el seno de la masa eruptiva de las peridotitas, encontrándose criaderos repartidos por toda la Serranía como en el Cerro Natías de Benahavís, en Las Chapas en Marbella, Ojén, en el entorno del Nicio en Estepona, Istán, Jubrique, Álora y Coín. La pureza y riqueza de los yacimientos de grafito malagueños hicieron que fueran muy demandados, sobre todo por los países con una industria siderúrgica avanzada como Inglaterra y los países del Mar del Norte, ya que los crisoles fabricados con este material soportaban elevadísimas temperaturas. En esta época el grafito se utilizaba, aparte del uso principal para la fabricación de los mencionados crisoles, mezclado con sebo para untar los ejes y demás piezas de rozamiento en maquinarias, con aceite para la conservación y brillo de objetos y muebles de hierro fundido y para la construcción de hornillos de ensayos de laboratorios y revestimientos interiores de las chimeneas.

Antonio Álvarez de Linera, en la "Reseña geognóstica y minera de la provincia de Málaga" publicada en la Revista Minera, Tomo II del año 1851, cita "... En el término de Jubrique, á tres leguas del punto anterior, hay descubiertos otros dos criaderos con indicios bastante favorables; pero todavía los ofrece mejores el que radica en término de Estepona, por su aparente abundancia, buena calidad y escelente situación á orilla del mar..."

El procesado del mineral no se realizará en el municipio, siendo lo más frecuente embarcar el mineral, por lo que quedan muy pocos restos de elementos industriales ligados a la explotación minera, quedando prácticamente restringidos a las bocas de mina y escombreras, y, en algunos casos, a las instalaciones propias de la explotación minera, tales como lavaderos de mineral o barracones de trabajadores. Para colmo, la mayor parte de este tipo de elementos no se hicieron constar en los catastros de su tiempo, con lo cual es muy difícil su seguimiento y cuantificación.

(Fotografía: José María Navarro, 04/12/2009) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Sierra Bermeja (Ambito)

Montemayor, con el cercano cerro Natías al norte, visto desde el paraje del Nicio (Estepona)

Muestras de grafito de la mina de grafito del Nicio (Estepona)
El grafito es una variedad de carbono amorfo (sin estructura cristalina), tiene color negro, brillo y su tacto es graso. En el seno de las peridotitas aparece rellenando planos discontinuos de la roca -juntas y litoclasas- en áreas que han sufrido fuertes procesos de meteorización asociados a fracturas de envergadura, con liberación de carbono tras la que se forma el grafito. El grafito era conocido por los mineros del siglo XVII por su utilidad en la fabricación de lápices, pero no fue hasta el siglo XVIII cuando este mineral adquirió un gran valor comercial por su utilización en la fabricación de crisoles para fundiciones, dada su estabilidad a altas temperaturas (hasta 3000º C).

Antonio Álvarez de Linera, en la "Reseña geognóstica y minera de la provincia de Málaga" publicada en la Revista Minera, Tomo II del año 1851, cita al hablar del grafito que "en el término de Jubrique, á tres leguas del punto anterior, hay descubiertos otros dos criaderos con indicios bastante favorables; pero todavía los ofrece mejores el que radica en término de Estepona, por su aparente abundancia, buena calidad y escelente situación á orilla del mar.". Posteriormente, en 1857 y en el Tomo VIII de esta misma Revista, al describir las minas de grafito de Benahavís, el mismo autor comenta que aparece otro yacimiento "junto al Castillo del Niscio [sic], término de Estepona, por su aparente abundancia, buena calidad y escelente situación á orilla del mar.", repitiendo exactamente lo mismo que seis años antes, pero nombrando por primera vez el topónimo de la zona del yacimiento.

Estas explotaciones de grafito del Nicio estaban ubicadas cerca de un camino de herradura histórico, la vereda de Jubrique, una de las vías de arriería que comunicaban la costa con el interior. La mina estaba situada a 190 metros al oeste de la Casa del Nicio, en la vertiente occidental de la vereda, justo cuando ésta abandona los esquistos cubiertos de jaras del piedemonte de Sierra Bermeja para empezar a ascender por un cordal de cerros menores y de orientación SE-NO llamado Lomas del Nicio, divisoria de las cuencas del río del Padrón, al oeste, y del Castor, al este.

De las diversas minas de grafito del término de Estepona, la del Nicio, o Niscio, como aún se le llamaba en 1948 en el plano de demarcación del Distrito Minero de Granada-Málaga, procedía el mineral más puro. No obstante, la explotación más importante del macizo peridotítico de Sierra Bermeja fue la mina Marbella, en Benahavís, de donde se extrajo entre 1749 y 1854, 150.000 toneladas de grafito de alta calidad.

En España la producción de grafito natural cesó en 1961, año en que se extrajeron 275 t en la mina Coto Guadamur (Toledo). Sin embargo, el potencial minero nacional parece ser considerable (5º país europeo según el USBM, Oficina de Minas de EE.UU), a juzgar por los numerosos yacimientos e indicios localizados, aunque en general poco investigados.

Bibliografía:
- ALVAREZ DE LINERA, Antonio. "Reseña geognóstica y minera de la provincia de Málaga" (Revista Minera, Tomo II, año 1851. pp.161-175 y 193-213)
- NAVARRO GARCIA, José María. "El grafito de Benahavís"
- ROMERO SILVA, Juan Carlos. Minerales y rocas de la provincia de Málaga (CEDMA, 2003)
- TORRALBA PORTILLA, David; NAVARRO LUENGO, Ildefonso; GALAN SANCHEZ, Alfredo y otros. "Los aprovechamientos mineros del medio natural en Estepona" (Catálogo de bienes de interés etnológico del término municipal de Estepona)



(Fotografía: Javier Martos, 15/01/2012) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Sierra Bermeja (Ambito)

Muestras de grafito de la mina de grafito del Nicio (Estepona)

Guía Minería
Autor: Javier Martos (Derecho de copia)

Fecha: 15/01/2012

Pozo norte y escombrera de la mina San Manuel o de las Cobatillas (Estepona)
En 1851, Antonio Alvarez de Linera, en su "Reseña geognóstica y minera de la provincia de Málaga" (Revista Minera, Tomo II) escribe sobre la Mina San Manuel de Estepona:

"El hierro aparece tambien con una abundancia estraordinaria en la Sierra Bermeja, sobre todo en el puerto del Robledar y en el Cañuelo [podría referirse al yacimiento de magnetita de San Manuel en Estepona, ya que al norte del mismo hay un paraje conocido como El Cañuelo], donde viene un escelente hierro ocsidulado y la verdadera piedra iman. En el puerto de los Perdigones vienen capas de hierro pardo en granos (que ha dado nombre á este sitio) con que se surtia el martinete establecido en término de Cartagima, sacándolo tambien de de las Rainelas cerca de Alpaudeire, de las Navetas (término de Ronda) y de la Encinaladeada en término de Benaojan; y el hierro obtenido se empleaba despues en la fábrica-fundicion de cañones establecida en Ximena sobre el Guadiaro, que se abandonó despues de gastados en ella al pie de doce millones de reales.

En el término de Guzcar hubo tambien en el siglo pasado la fábrica llamada de San Miguel donde se hacia la hoja de lata, que tambien se abandonó despues de empleados en su construccion y marcha seis millones de reales y de haber obtenido los mas felices resultados.

Todas estas cantidades inmensas de escelentes minerales de hierro estan destinadas sin embargo á no ser beneficiadas mientras que el poderoso criadero de Marbella siga surtiendo de mena á las fabricas de la Constancia y el Angel, que cuentan con todos los elementos necesarios para impedir que pueda rivalizar con ellas ninguna otra empresa que se establezca dentro de la Sierra ó sobre hierros contenidos en ella."


Respecto al último párrafo recordar que cuando Álvarez de Linera redacta esta reseña las mencionadas ferrerías están en su máximo apogeo, condicionando la Casa Heredia, de una manera u otra, el devenir de los yacimientos de hierro de la serranía. En la época de máxima producción, entre las dos ferrerías se elaboraba la mayor parte de todo el hierro peninsular, adelantándose al complejo minero-industrial vasco (en 1844 Málaga produjo el 73% de toda la fundición española de hierro). Un dato que constata la importancia vital de esta actividad es que entre ambas factorías se llegaron a crear más de mil puestos de trabajo y que los núcleos poblacionales o colonias que se crearon en torno a La Concepción y El Ángel llegaron a tener medio millar de habitantes hacia 1850. Cuando falleció Manuel Heredia, en 1846, era el hombre más rico de España.

En el centro de la imagen podemos apreciar todavía en pie cuatro de los pilares de los pórticos que soportaban la estructura en la que se sustentaba el sistema de subida y bajada al pozo del personal y los materiales.

(Fotografía: José María Navarro, 21/11/2010) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »
Ubicar esta fotografía en un mapa »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Sierra Bermeja (Ambito)

Pozo norte y escombrera de la mina San Manuel o de las Cobatillas (Estepona)

Mineralizaciones de hierro y cobre en las galerías de la mina San Pedro (Genalguacil)
El cobre es uno de los pocos metales que pueden encontrarse en la naturaleza en estado "nativo", es decir, sin combinar con otros elementos. Por ello fue uno de los primeros en ser utilizado por el ser humano. Ya en el 7000 a.C. se utilizaban los carbonatos de cobre como motivos ornamentales. Su aleación con el estaño, el bronce, fue durante siglos un elemento estratégico para la fabricación de cañones, siendo muy usual en la industria y para confeccionar objetos para la vida cotidiana.

Estas mineralizaciones aparecen en las zonas de las galerías excavadas donde el agua de lluvia se filtra por las grietas, arrastra el mineral y lo deposita formando estas costras verdes de carbonato de cobre (malaquita) surcadas por las marrones de óxido férrico. En 1851 Antonio Álvarez de Linera, inspector jefe de la sección de minas de Málaga y uno de los pioneros del estudio geológico de la provincia, en la "Reseña geognóstica y minera de la provincia de Málaga", comentaba que "El cobre se presenta en abundantes filones de hasta cinco varas de potencia, atravesando los bancos de serpentina, y constituidos en lo general por piritas, malaquita, cobre gris argentifero, mispikel, (sulfoarseniuro de hierro) y á veces el cobre nativo, como sucede en la mina Cibeles teniendo por ganga el talco blanco esteatitico, y el cuarzo hialino. Las minas Herrumbrosa, Marfal del Toro y la de la Cuesta del Pino surtieron por algun tiempo una fabrica establecida á la orilla izquierda del Guadalmaza, con cuatro hornos, á los que suministraban viento dos trompas de 15 pies de caida, empleándose en la fundición el mismo tratamiento seguido en las minas de Fahlum en Suecia."

"En el rio Almáchar hubo otra fábrica que era alimentada por diferentes minas de su término, y si bien el poco écsito que tuvieron estas empresas, ha desanimado para seguir explotando los minerales cobrizos de esta sierra, es indudable que contiene una riqueza de piritas que deberia dar excelentes resultados, contando con una buena dirección y con abundantes leñas, aguas y materias refractarias que no escasean en el pais."

"En la formacion de esquistos arcillosos, que corre de E.á O. Al pie de la Sierra Bermeja, se contiene un número crecido de filones de plomo-cupriferos, cuya direccion general es de NE. á SO. y que en tiempos anteriores parece haber sido explotados en término de Casares y sitio llamado Lomo de Sabinar, de donde segun la tradición el cura de Córtes estraia grandes cantidades de plata, que fundia por si propio, hasta que, cercada la mina por tropas mandadas al efecto, se cegaron los trabajos, pereciendo en ella, según se dice, el cura que la beneficiaba.
"

(Fotografía: José María Navarro, 19/10/2010) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »
Ubicar esta fotografía en un mapa »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Sierra Bermeja (Ambito)

Mineralizaciones de hierro y cobre en las galerías de la mina San Pedro (Genalguacil)

Pág.: 1 / 3

iluana foto.iluana.com