Búsqueda por espacio: Valle del Genal (900)


 
 
 
Paisaje otoñal al atardecer en el alto Genal (Igualeja)
El cielo aparece totalmente cubierto de nubes que barruntan lluvias, pero que finalmente no llegan. Un claro entre ellas deja pasar durante unos segundos un rayo de luz que ilumina el paisaje y deja patente la tonalidad amarillenta de los densos bosques de castaños del alto Genal. Estos castañares forman uno de los paisajes que más contrastes generan entre estaciones en el sur de la Península Ibérica. El otoño de 2014 se ha iniciado especialmente caluroso, lo cual ha retrasado todo el proceso de la caída de la hoja, pero el color amarillento de los árboles denota el cambio gradual que llega en esta estación y que finalmente terminará en unas semanas con otra estampa bien distinta a ésta: los mismos árboles presentando sus ramas peladas y un tupido manto de hojarasca cubriendo sus pies. Un magnífico espectáculo que nos brinda la naturaleza en estas latitudes.

(Fotografía: Javier Martos, 10/11/2014) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Paisaje otoñal al atardecer en el alto Genal (Igualeja)

Torvisco en flor (<i>Daphne gnidium</i> L.)
Se trata de una planta perenne, de hojas lanceoladas y erguidas, muy abundante en toda la región mediterránea desde la costa hasta unos 1000 m de altitud, frecuente en el monte bajo o bosques aclarados. Entre finales del verano y principios del otoño van apareciendo sus blancas inflorescencias, que acaban formando pequeñas bayas rojizas.

La corteza y las hojas son altamente tóxicas, por lo que el agua de torvisco se usó antiguamente como insecticida y sus ramas para entorviscar, es decir, arrojarlas al agua de lagunas y arroyos para envenenarla y capturar así los peces.

(Fotografía: Javier Porras, 20/10/2014) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Torvisco en flor (Daphne gnidium L.)

Hierbabuena de burro en flor (<i>Mentha suaveolens</i> Ehrh.)
En el valle del Genal y en toda la cuenca mediterránea es fácil percibir en lugares húmedos o junto a cursos de agua el olor fuerte y mentolado de esta planta perenne, de tallos rectos algo pubescentes y hojas aterciopeladas cubiertas de tomento. Florece en verticilos de espigas puntiagudas durante todo el verano

Además de usos en gastronomía, tiene propiedades analgésicas y antisépticas, aunque a dosis altas puede ser tóxica.También se conoce como mastranzo, matalaspulgas o menta de burro.

(Fotografía: Javier Porras, 09/08/2014) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Hierbabuena de burro en flor (Mentha suaveolens Ehrh.)

Benalauría, con Sierra Bermeja al fondo
En esta acusada zona montañosa situada en, como escribe Macpherson(1), las provincias limítrofes de Cádiz, Málaga y Sevilla, vulgarmente conocida con el nombre de Serranía de Ronda, las caballerías han jugado un papel destacado desde antiguo para paliar las deficiencias en comunicaciones. El eje radial de comunicaciones con centro en Madrid, iniciado por las políticas de los Borbones y desarrollado durante los dos últimos siglos, ha perjudicado a la Serranía de Ronda y al tramo de litoral correspondiente a la Costa del Sol, aislándolos. Sobre este hecho se ha llamado la atención casi permanentemente desde principios del siglo XIX.

Bastante representativo de este hecho es la descripción que hace en 1917, el gran apasionado de la Serranía, el geólogo Domingo de Orueta y Duarte, quien indica que de los quince pueblos que hay en el valle del Genal, nueve de ellos no han visto nunca una rueda; esto es, jamás ha llegado a ellos, porque no puede llegar, no ya un coche, sino ni un carro, ni aun los más toscos y sencillos. No existen carreteras ni caminos, sino veredas tortuosas y estrechísimas de pendientes extraordinarias, nunca reparadas, que suben y bajan por aquellos montes, del todo indiferentes a la curva de nivel... Para ir de Ronda o de la costa a cualquiera de estos pueblos, es preciso cabalgar horas y horas sobre un mulo o un caballejo del país, y precisamente del país: que sólo las caballerías criadas en él son capaces de cortar los malísimos y peligrosos pasos de tales veredas.

Notas:
(1) MACPHERSON, José "Fenómenos dinámicos que han contribuido al relieve de la Serranía de Ronda" (Anales de la Sociedad Española de Historia Natural. Tomo VII, 1878)

(Fotografía: Javier Martos, 03/05/2014) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Benalauría, con Sierra Bermeja al fondo

Ribera del Genal en el término de Benarrabá
En el Valle del Genal nos encontramos con una típica agricultura de montaña minifundista, favorecida por su suelo esquistoso y las altas precipitaciones, donde el olivar y, fundamentalmente, los castañares forman una vegetación que, junto con el bosque mediterráneo, se complementa con una agricultura de regadío en bancales de huertas y cítricos en los cursos fluviales de los fondos de los valles.

Actualmente, las riberas del Genal presentan los efectos de la antigua acción antrópica (molinos y huertos asociados, tala para combustible para caleras, instalaciones mineras, pastoreo, etc.) y en ellas se han abandonado las huertas, dándose cultivos ocasionales o plantaciones con especies de rápido crecimiento, y las edificaciones asociadas, constituyendo un patrimonio desconocido y arruinado.

Fuente: "Valle del Genal". José Mª Feria Toribio, Amalia Vahí Serrano, Consuelo Mª Mora González, José Antonio Castillo Rodríguez. (Junta de Andalucía)

(Fotografía: José María Navarro, 16/03/2014) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Ribera del Genal en el término de Benarrabá

La Mina (Benarrabá)
En el siglo XVIII una Andalucía profunda y atrasada en los inicios de la etapa industrial se posiciona con preferencia estratégica, por sus riquezas y reservas mineras, en los objetivos potenciales del Estado, donde Málaga ocupa una opción destacada por la frecuencia y dimensión de sus hallazgos, ya sacados a la luz por ilustres viajeros (Bowles, Simón de Rojas Clemente, etc) contagiados por el espíritu emprendedor de las misiones internacionales (Alexander von Humboldt, Celestino Mutis, etc). Gracias a estos primeros viajeros, naturalistas, geógrafos y botánicos que emprendieron con pasión sus reseñas geognósticas y mineralógicas como parte de los proyectos y estudios físicos que focalizan el progreso socio-económico del estado a partir de la Ilustración, nuestra provincia se coloca a la vanguardia de una Revolución Industrial desconocida, con un conjunto de transformaciones socio-económicas y tecnológicas, muy progresistas, que contagia muy tardíamente a España desde su embrión en una Inglaterra de la primera mitad del siglo XVIII. Fábricas como la de San Miguel en Júzcar, Las Alcaurias y Escauria en Montecorto (Ronda), la del río Almarchal en Genalguacil, o la Real Fábrica de artillería de Jimena de la Frontera son los ejemplos más sólidos de estas empresas tecnológicas que fundamentaron su prosperidad inicial en las reservas y abundancia de yacimientos de metales de hierro y cobre en nuestra provincia.

Junto al río Genal, a su paso por el término de Benarrabá, existen los restos de un edificio conocido localmente como La Mina. Por el tipo de construcción se podría apuntar que correspondieran a una fundición de esta época industrial.

Comentario: Juan Carlos Romero Silva. Geólogo

(Fotografía: José María Navarro, 15/03/2014) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »
Ubicar esta fotografía en un mapa »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

La Mina (Benarrabá)

Pág.: 1 / 150

iluana foto.iluana.com