Búsqueda por espacio: Valle del Genal (893)


 
 
 
Ribera del Genal en el término de Benarrabá
En el Valle del Genal nos encontramos con una típica agricultura de montaña minifundista, favorecida por su suelo esquistoso y las altas precipitaciones, donde el olivar y, fundamentalmente, los castañares forman una vegetación que, junto con el bosque mediterráneo, se complementa con una agricultura de regadío en bancales de huertas y cítricos en los cursos fluviales de los fondos de los valles.

Actualmente, las riberas del Genal presentan los efectos de la antigua acción antrópica (molinos y huertos asociados, tala para combustible para caleras, instalaciones mineras, pastoreo, etc.) y en ellas se han abandonado las huertas, dándose cultivos ocasionales o plantaciones con especies de rápido crecimiento, y las edificaciones asociadas, constituyendo un patrimonio desconocido y arruinado.

Fuente: "Valle del Genal". José Mª Feria Toribio, Amalia Vahí Serrano, Consuelo Mª Mora González, José Antonio Castillo Rodríguez. (Junta de Andalucía)

(Fotografía: José María Navarro, 16/03/2014) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Ribera del Genal en el término de Benarrabá

Era en la Umbría (Gaucín)
Las eras se solían ubicar en altozanos para que el viento facilitara el aventado, sin embargo en una agricultura de tan baja productividad como era la tradicional de montaña, cualquier bancal, por pequeño que fuera, se aprovechaba para cultivar y junto a ellos se situaban las demás instalaciones complementarias, aunque no estuvieran en el lugar más idóneo. Para reducir el tiempo empleado en transportar la parva hasta la era, estas se situaban a veces en barranco, como en este caso. A pesar de aterrazarse la ladera con muretes de piedra, tanto para los bancales como para la era misma, era difícil allanar espacio suficiente para conseguir la plataforma circular habitual de las eras. Estas entonces se reducían y su forma circular se recortaba. De esta manera, no era posible que el trillo (una plancha de madera, cuya cara inferior tenía incrustadas una gran cantidad de piedrecillas cortantes con el frente curvado hacia arriba, tirado por bestias) diera la vuelta con facilidad, por lo que la faena se realizaba sólo con bestias, separando estas la cáscara del grano de cereal con sus pezuñas al pisar. Una vez rota la cáscara se aventaba levantando al aire la parva con el bieldo para que el grano cayera de nuevo a la era y la cáscara la arrastrara el viento.

(Fotografía: Javier Porras, 09/03/2014) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »
Ubicar esta fotografía en un mapa »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Era en la Umbría (Gaucín)

Calera en La Lobería (Gaucín)
Las caleras consistían en cilindros huecos de piedra, normalmente en una ladera, que hacían de hornos donde se quemaba la leña durante varios días. Por el abandono, hoy su interior se encuentra colmatado, pero en su momento la parte más profunda del vaso se rodeaba de un poyal o base de piedras sobre el que se colocaban los primeros cantos de caliza. Encima se ponían más piedras calizas cuidadosamente, cubriéndose con barro y ramas.

Esta era una actividad fundamental hasta hace poco tiempo ya que la cal se utilizaba una vez muerta (tras humedecerse en balsas) para enjalbegar las paredes y para fabricar la argamasa usada en las construcciones. Se utilizaba amasándola con arena y servía para levantar muros y paredes; si en vez de arena se mezclaba con piedra formaba una masa fortísima -llamada cal y canto- utilizada para obras de mampostería como presas o muros de contención. A veces la cal se licuaba bastante y se mezclaba con una poca de arena formando una especie de lechada con la que recubrían y enfoscaban las paredes de tapial (de barro o barro y piedras) de las casas para darles fuerza. También en los interiores se pintaba e incluso se enlucía con cal.

(Fotografía: Javier Porras, 09/03/2014) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »
Ubicar esta fotografía en un mapa »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Calera en La Lobería (Gaucín)

<i>Bruchidius gavirai</i> nov. sp., nueva especie descubierta en el Valle del Genal
El Valle del Genal, país muy parecido a la Alpujarra y aún más quebrado porque lleva barrancos en todas direcciones (Clemente, 1804), sigue aportando novedades a su biodiversidad. Una nueva especie de brúquido (Yus Ramos, 2013) aumenta la relación de este tipo de escarabajos presentes en este excepcional corredor ecológico a unas 43 especies. Los brúquidos o escarabajos de las semillas, son unos coleópteros pertenecientes a la familia Bruchidae (Coleoptera: Bruchidae) cuya particularidad estriba en que su desarrollo larvario se produce dentro de las semillas de diversas familias de fanerógamas, principalmente leguminosas (también convolvuláceas y cistáceas), por lo que la incidencia en la agricultura puede resultar muy crítica.

Bruchidius gavirai nov.sp., como se denomina la nueva especie, es un insecto de pequeño tamaño, 2.2-2.8mm de longitud las hembras y los machos algo más pequeños, 2.0-2.5mm, de forma oval-redondeada, algo rechoncha, huesped de la cistácea Helianthemum ledifolium (L.)., hierba turmera, una planta anual de ambiente mediterráneo que crece en la mitad sur de la Península Ibérica, por lo que, aunque se ha descubierto para la ciencia en el Valle del Genal, no puede descartarse que este pequeño escarabajo se encuentre también en otras zonas litorales de los países del Mediterráneo occidental.

La especie recibe su denominación por el apellido de Oscar Gavira Romero, el biólogo malagueño que ha recolectado las cápsulas de la planta de donde emergieron los imagos de este nuevo coleóptero y quien ha trabajado durante tres años en estrecha colaboración botánico-entomológica con Rafael Yus Ramos, investigando las especies de esta familia en el Valle del Genal y produciendo un completo estudio de los brúquidos presentes en este lugar excepcional de la Serranía de Ronda.

Fotografía y fuente documental:
YUS RAMOS, Rafael. "Bruchidius gavirai nov.sp., un brúquido depredador de semillas de cistáceas en el sur de la Península Ibérica (Coleoptera: Bruchidae)" (Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa (S.E.A.), núm.53 (31/12/2013), pp.57-62

(Fotografía: Redacción iluana.com, 30/01/2014) ( Derechos reservados. )

Puntúa esta fotografía »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Bruchidius gavirai nov. sp., nueva especie descubierta en el Valle del Genal

Del Peñón de Benadalid al Torrecilla
Desde el peñón de Benadalid, una de las cumbres de la Dorsal que divide los valles del Guadiaro y del Genal, la panorámica hacia el este va mostrando cómo se suceden entornos geológicos o vegetales y la influencia de estos en la localización de los asentamientos humanos.

Al este del desnudo peñón calizo de Benadalid, los esquistos de la loma de Las Amarillas cubiertos de chaparros, castañar y olivos hasta llegar a Alpandeire; por encima de este pueblo, la mole calcárea de la sierra del Oreganal y, más allá, la sierra de Las Nieves, con el pico Torrecilla nevado. Tanto Benadalid, con la era y el castillo sobre el caserío como testimonios de la actividad agrícola de antaño y de los avatares históricos de esta comarca, como Alpandeire, igual que los demás pueblos del Genal, se sitúan justo en el contacto entre los macizos calizos recolectores del agua de lluvia y las tierras cultivables hasta el fondo del valle a sus pies.

(Fotografía: Javier Porras, 30/11/2013) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Del Peñón de Benadalid al Torrecilla

Chozo a orillas del Almarchal (Genalguacil)
Una de las construcciones más sencillas y primitivas en el valle del Genal fueron los chozos. La vida agrícola tradicional implicaba con frecuencia la necesidad de emplazamientos temporales o complementarios de las viviendas y cobertizos para animales y aperos. Para ello, sobre un suelo de tierra apisonada se levantaba un murete de piedra seca sin más vanos que la estrecha entrada y el pequeño espacio cuadrangular resultante se cubría de escobones u otra planta ramosa en haces perpendiculares al murete. La cubierta se apoyaba en algún palo a modo de viga y este en otros con forma de horqueta como el que muestra la imagen, que aún se mantiene en pie en este chozo.

(Fotografía: Javier Porras, 10/11/2013) ( Derecho de copia )

Puntúa esta fotografía »
Ubicar esta fotografía en un mapa »

Pulsa sobre la imagen para ampliarla

Valle del Genal (Ambito)

Chozo a orillas del Almarchal (Genalguacil)

Pág.: 1 / 149

iluana foto.iluana.com