El Morrón del Zagalete desde el cortijo de Benamorabe (Casares)

Fotografía de Javier Martos, 05/09/2010. (Derecho de copia)
Galería general - Sierra Bermeja (Sierra Bermeja)

Según Martínez Enamorado (2009), el topónimo Benamorabe viene de banā Murābit, que significa "hijo del almorávide". Este topónimo permite situar en el tiempo la alquería del mismo nombre, Benamorabe, ubicada entre los términos de Estepona y Casares, entre los arroyos Vaquero y de Enmedio, pues los almorávides habitaron Al-Andalus durante un periodo muy concreto de nuestra historia.

Tras la muerte de Almanzor (Al-Mansur billah, el victorioso por Alá), caudillo del Califato de Córdoba y ministro del califa Hisham II, en el año 1002, Al-Andalus entró en un periodo de inestabilidad política que acabó con la monarquía de los Omeyas, que llevaban en la Península desde el año 756, cuando Abderraman I llegó a Córdoba y declaró el país reino musulmán independiente del califato de Damasco. De este periodo de inestabilidad tras el fin de la monarquía de los Omeyas surgieron los primeros reinos de Taifas. La rivalidad entre estos reinos de Taifas permitió el avance de los reyes cristianos. Alfonso VI toma Toledo en 1085 por lo que, alarmados, los reyes musulmanes piden ayuda al emir almorávide del actual Marruecos, Yusuf ibn Tasufin, primero de la dinastia bereber de los almorávides, quien acude en ayuda y vence a Alfonso VI en 1086, aunque, al mismo tiempo, viendo que Al-Andalus era una tierra fértil y próspera, aprovecha la rivalidad entre los reinos de Taifas y vence también a sus reyes musulmanes convirtiendo casi todo Al-Andalus, entre 1090 y 1091, en una provincia suya. En 1112, tras la conquista de Valencia, todos los reinos de taifas peninsulares están bajo hegemonía almorávide y en 1116 sucumbe ante su poder la última de las taifas de Al-Andalus, Mallorca.

A pesar de que los almorávides predicaban en Berbería un cumplimento más ortodoxo del Islam, tras la conquista de Mallorca recibió la influencia de la cultura andalusí y sus preceptos religiosos fueron relajándose. Por otra parte, la presión del rey Alfonso I de Aragón, y, principalmente, el nuevo poder emergente también de origen bereber, los almohades, hacia 1125, llevaron la crisis a la administración almorávide que finalmente sucumbió ante el nuevo imperio tras la caída de la capital Marraquech a manos de los almohades, en 1147.

La presencia de los almorávides en la Península se dio entre 1090 y 1148 siendo Granada la capital de su imperio en Al-Andalus. Estos 58 años entre los siglos XI y XII son los que permiten ubicar cronológicamente el origen de la alquería de Benamorabe, del hijo del almorávide. En cualquier caso, en el s.XV ya estaba despoblada. Aún así, el topónimo ha seguido utilizándose hasta nuestros días, como en el caso del cortijo de la fotografía.

Canon
Canon EOS 450D
1/250
F/7,1
ISO 100
Distancia focal 18mm

Cortijos
Cortijo de Benamorabe
Alquería de Benamorabe
Morrón del Zagalete

36.441948,-5.224493 WGS84

Enlace directo:

Compártelo:
Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Digg Compartir en Delicious Compartir en Reddit Compartir en StumbleUpon