El grafito de Benahavís

Autor: José María Navarro

En el cerro Natías, en la divisoria entre los ríos Guadalmansa y Guadalmina, se encuentran las minas de grafito de Benahavís.
Fotografía: José María Navarro
(Hacer clic en la imagen para ampliar)
En el cerro Natías, en la divisoria entre los ríos Guadalmansa y Guadalmina, se encuentran las minas de grafito de Benahavís1.
Fotografía: José María Navarro
Más información

El grafito era conocido por los mineros del siglo XVII por su utilidad en la fabricación de lápices, pero no es hasta el siglo XVIII cuando este mineral adquiere un gran valor comercial por su utilización en la fabricación de crisoles para fundiciones. Este mineral es muy abundante en el seno de la masa eruptiva de las peridotitas, encontrándose criaderos repartidos por toda la Serranía como en el Cerro Natías de Benahavís, en Las Chapas en Marbella, Ojén, en el entorno del Nicio en Estepona, Istán, Jubrique, Alora y Coín. La pureza y riqueza de los yacimientos de grafito malagueños hicieron que fueran muy demandados, sobre todo por los países con una industria siderúrgica avanzada como Inglaterra y los países del Mar del Norte, ya que los crisoles fabricados con este material soportaban elevadísimas temperaturas. El grafito se presenta de diferentes formas que le confieren la calidad y el precio en el mercado: las habas, el grafito de primera clase, son nódulos de mineral puro del tamaño de un puño; la granza o perdigón constituye la segunda clase y el polvo se obtiene moliendo el mineral impuro y sometiéndolo a un proceso de lavado y tamizado. Para su comercialización se embarrilaba en toneles de ocho a doce arrobas de capacidad.

Una de las varias bocas de mina dedicadas a la extracción de grafito en el valle del río Castor
Fotografía: David Torralba
Más información

La Ley de Minas de 1825 reservaba para la Real Hacienda las minas de azogue de Almadén, las de cobre de Río Tinto, de plomo de Linares, de azufre de Benamaurel y las de grafito de Benahavís. La nacionalización de estos yacimientos cercanos, prácticamente desconocidos para los habitantes de nuestra zona, refleja la importancia y valor de los mismos, llegando a ser, según Madoz, los más importantes de España.

Detalle del mapa geológico de la Serranía de Ronda. Domingo de Orueta y Duarte 1917
(Hacer clic en la imagen para ampliar)
Al noroeste de Benahavís, por debajo del Cerro de Doña Juana, emplaza Domingo de Orueta y Duarte las minas de grafito en el mapa geológico de su "Estudio Geológico y Petrográfico de la Serranía de Ronda". El camino punteado que pasa junto a las minas es la "Vereda de Estepona a Ronda". A la izquierda de las minas vienen situados los Baños de la Corcha
Más información

En la "Introducción a la historia natural y a la geografía física de España", del irlandés William Bowles, que vino a España en 1752 reclamado por el gobierno de la época para reparar la mina de cinabrio de Almadén y, posteriormente, recorrió todo el país visitando minas e instalaciones metalúrgicas de interés, a su paso por la Serranía, ya cita el emplazamiento y características de esta mina:

La indicada fábrica de hojadelata está colocada en un sitio que parece un embudo, para poder aprovechar las aguas de un arroyuelo. De aquí partimos acia el sudeste para ver la célebre mina de molibdena o plomo de dibujar que está a quatro leguas de distancia cerca ya del mediterráneo. Esta es una mina formal, porque no está a pelotones en la piedra arenisca, como la otra de que hablamos arriba; y sin embargo, los Españoles la tienen enteramente descuidada, y solo años atrás la trabajó un poco un Cónsul extrangero, a quien el Rey permitió extraher doscientos y cincuenta quintales cada año, y seguramente extrahía quatro veces más.

Más tarde, en 1798, Cecilio García de la Leña, en sus "Conversaciones Históricas Malagueñas", nos vuelve a hablar del descontrol en la explotación de estos ricos yacimientos. Según escribe, en esta época sólo se conocían en Europa los yacimientos de grafito Cumberland y Marbella:

No me causa novedad este comercio, antes extraño se permita tanta extracción, quando los Ingleses tienen prohibida bajo graves penas la del que les dá la célebre mina que tienen en la Provincia de Cumberland, llamada de Molibdena, con cuyo plomo de lapiz, que afrancesadamente dicen en el Comercio Crayon de Inglaterra, hacen aquellos palillos denominados comunmente Lapices, o Lapiceras, que son los que unicamente, teniendo en esto un gran interés y fomento en este ramo de industria, y aquí en España se pueden hacer mejor, y se quedára entre nosotros el dinero que se llevan por ellos, pues el consumo es mucho.... Y que en toda la Europa no hay mas mina de este Lapiz que en Inglaterra, y que aquella mina por estar ya muy escasa la tienen con mucha guardia, y en términos, que tiene mas penas y castigo su extracción, que en tabaco en nuestro Reyno...2, que promete muy copiosa, todas de lapiz plomo, de la que han estado sacando los Vecinos quanto han querido, hasta que por no tener el mayor aprecio vinieron los Olandeses, Dinamarqueses, y Amburgueses, que se han estado llevando para sus fábricas de crisoles innumerables porciones, que formados por ellos nos los traen (como otros muchos ramos de industria, cuyas primeras materias se llevan de España, y compramos despues a precio muy subido) pues en este año me aseguran llevan ya extraidas cerca de 1000 arrobas de lapiz..

Una de las bocas de las minas de grafito de Benahavís
Fotografía: Javier Martos
(Hacer clic en la imagen para ampliar)
Fotografía: Javier Martos
Más información

El primer y único estudio riguroso del yacimiento llamado Mina Marbella, localizado en el Cerro Natías, Cerro de las Minas o de la Mora en Benahavís, justo en la divisoria entre el Guadalmina y el Guadalmansa, corresponde a Antonio Alvarez de Linera ("Memoria histórica, científica y estadística sobre las minas de grafito del partido de Marbella pertenecientes al Estado". Revista Minera, Tomo VIII, 1857), inspector jefe de la sección de minas de Málaga, que realiza el trabajo a petición de la Real Hacienda para redactar un informe de carácter público de cara a posibles compradores gracias a la Ley General de Desamortización. Indicó que la antigüedad de estos yacimientos, según la tradición oral, era de la época árabe, aunque no comenzaran a explotarse hasta el año 1749, durante el reinado de Fernando VI, cuando unos vecinos de Igualeja y Júzcar llamados González, y por sobrenombre "los Moros", empezaron a exportar el material al extranjero a través de la playa de la rada de Estepona, pagando un canon a la corona de 24 reales por quintal.

Al ver las posibilidades de negocios, algunos industriales de Marbella solicitaron en 1787 el arriendo de las minas para la instalación de una fábrica de crisoles y otra de lapiceros, no pasando del proyecto inicial a pesar de los informes favorables, lo que hace pensar que en el fondo lo que querían era arrebatarles a "los Moros" su lucrativo negocio de exportación al extranjero. En 1801 la Real Junta de Comercio, Moneda y Minas concedió un privilegio exclusivo por diez años, pero tampoco la concesionaria pudo proceder a la explotación, a pesar de haber traído mineros expertos desde Granada, por "haberlo impedido la justicia del pueblo de Benahavís, diciendo que desde tiempo inmemorial era la mina una propiedad de dichos moros, quienes no vacilarían por su fiereza y rusticidad en sacrificar al que osase trabajar en ella."

Mineral de grafito
Fotografía: Javier Martos
(Hacer clic en la imagen para ampliar)
Fotografía: Javier Martos
Más información

En 1804, para obtener datos fiables de la mina y poder explotarla ordenadamente, el Gobierno comisiona al ingeniero de minas alemán Enrique Schenelbenbühel para que realice un informe técnico del yacimiento. Aseguraba que no había encontrado mineral de suficiente consistencia y grano fino que pudiera competir con el de los ingleses para lapiceros, pero aconsejaba que se regularizaran las labores de extracción y se abriese una galería profunda para reconocer la forma y amplitud del criadero y determinar con las pruebas el método de explotación más adecuado. Teniendo en cuenta este informe, la Real Junta de Comercio y Minas decidió la rehabilitación del yacimiento, cuyas labores estuvo bajo la dirección facultativa del citado ingeniero, pasando al Estado en 1807.

Asimismo, se nombró al Corregidor de Marbella como Juez conservador, un guarda almacén, un capataz asentador, un guarda celador y un escribiente temporero. A finales de 1807 comenzaron los trabajos y en 1808 se rehabilitaron las galerías principales, se prepararon pilares de arranque, se comenzaron galerías nuevas y se construyeron los almacenes y algunos edificios secundarios. El mineral extraído era destinado básicamente a las fábricas de crisoles establecidas en Estepona ( posiblemente asociada al yacimiento de grafito del Nicio, de bastante valor) y Sevilla, exportando el sobrante a Inglaterra. Posiblemente, este periodo fuera la época más próspera del negocio con un mineral destinado, por sus características resistentes, a los más exigentes crisoles españoles y europeos, ya que era muy apreciado al resistir temperaturas extremas de hasta 3000º C mediante el prensado de sus hojas escamosas y flexibles. Lineras comenta que el complejo estaba compuesto de siete cuevas o minas principales, siendo las más antiguas las llamadas Honda, Si Bajas, Ríos y Cortesana, ocupando la propiedad estatal unos 280.000 metros cuadrados. La de mayor profundidad era la Honda, con unos 65 metros. Nos podemos hacer una idea del carácter superficial del laboreo si comparamos esta profundidad con la de la mencionada mina de Borrowdale en Cumberland, que en 1840 alcanzaba más de 600 metros de profundidad.

Con la invasión napoleónica dejaron de llegar los fondos estatales desde Madrid y en febrero de 1810, agravando los problemas del establecimiento, se recibe la orden del General Abadía, jefe de la línea de Gibraltar, para la entrega de todas las existencias de grafito sin el abono de los derechos existentes. Cuando los franceses toman Marbella, las minas quedan abandonadas del control estatal y los serranos lo aprovechan para retomar nuevamente las labores de extracción apoyados por el General Ballesteros, que veía las minas como una fuente de recursos para el mantenimiento del ejército serrano, y alentados por algunos industriales que se interesaban por este comercio, entre ellos Manuel Agustín Heredia, quien reconoció posteriormente que este negocio fue la base de su fortuna y que le permitiría afianzarse en el futuro como principal promotor de innumerables negocios mineros en Andalucía, entre ellos las cercanas ferrerías de Río Verde. Entre 1812 y 1813 se extrajo indiscriminadamente agotando los tajos que se laboreaban, llegándose a embarcar más de veinte mil quintales en Estepona, a la vez que se destruyen las reformas y obras nuevas realizadas bajo dirección de Schenelbenbühel.

Fotografía: Javier Martos
Ver también artículo Sierra Blanca y las ferrerías de río Verde
Caserón de la mina
Fotografía: Javier Martos
(Hacer clic en la imagen para ampliar)
Fotografía: Javier Martos
Más información

A mediados de 1813 vuelve el ingeniero alemán, pero los Moros lo amenazan de muerte y se declaran dueños de la finca. Esto hace que se abra un proceso contra los González con un castigo administrativo. En 1817 se restablece la Junta general de Comercio, Moneda y Minas y se comienza nuevamente a acopiar reservas y a controlar las constantes extracciones fraudulentas con destino a Gibraltar, autorizando también al Gobernador de Málaga para conceder permisos de extracción a los que lo solicitasen. De esta forma en los años venideros las principales familias de Málaga comercializarán con el grafito como los Kirkpatrick, Grivignée, Ardoix, Heredia, Rein, Crook, Huelin, Scholtz, etc, y así una larga nómina de apellidos ilustres.

En los años 1830, 31 y 32 se paralizan las actividades por la falta de solicitud de permisos de extracción, por los elevados recargos y por la mala calidad del material que se obtenía, además de no poder competir con los precios de las nuevas minas descubiertas en Austria y Alemania, que pasaron a abastecer el mercado inglés. En 1845, la sociedad Nuestra Señora de Balbanera, con sede en Ronda, arrenda las minas por un periodo de quince años, pero se le rescinde el contrato por incumplimiento de las condiciones, y es en este momento cuando Lineras comienza a visitar el establecimiento en calidad de ingeniero inspector del mismo. En esta época se traslada la preparación mecánica del grafito extraído (mondado, raspado y embarrilado) a la antigua fábrica de cobre del río Guadalmansa. En 1853 quedan paralizadas prácticamente las labores, habiéndose extraído de las capas superficiales alrededor de 300.000 quintales (equivalentes a 30.000 toneladas) de grafito desde 1749. Esto supone una media de extracción aproximada de tres mil quintales anuales, cuando los cálculos normales serían de seis mil quintales al año. Con estos datos Lineras tasa las minas en 1856 en un valor de 600.000 reales.

Fotografía: Javier Martos
Más información

Esta es la resumida historia de lo que, en palabras de Lineras, fue "la lamentable historia de las minas de grafito de Marbella y las tristes vicisitudes porque ha pasado este criadero singular desde su descubrimiento", o a lo que, más tarde, en 1917, Domingo de Orueta y Duarte, en su obra "Estudio Geológico y Petrográfico de la Serranía de Ronda", se refería cuando escribía que "Las vicisitudes por que ha pasado este criadero forman en su conjunto una de las muchas lamentables historias de la minería española... En términos generales, esta historia es una serie de esfuerzos mal ordenados para sacar producto de una cosa de valor positivo. Incertidumbres, disposiciones contradictorias, contratos mal meditados, dinero gastado en balde, y abandono de lo hecho: de todo esto han padecido las minas de grafito de Benahavís, sin que a estas horas se sepa a punto fijo cual es su verdadero valor; por más que todos los que las han estudiado con seriedad concuerdan en decir que aquello vale lo bastante para emprender una explotación seria."

Domingo de Orueta y Duarte. Director del Instituto Geológico y Minero. 1925-26
Fuente: Galería de directores del Instituto Geológico y Minero de España
(Hacer clic en la imagen para ampliar)
Director del Instituto Geológico y Minero. 1925-26
Fuente: Galería de directores del Instituto Geológico y Minero de Españaa
Más información

(1) En el informe más completo sobre estas minas, publicado en 1857 por Antonio Alvarez de Linera, se hace referencia a estas minas como "minas de grafito del partido de Marbella pertenecientes al Estado"
(Volver arriba)

(2) Se dice que en el año 1564 una tempestad extraordinariamente fuerte derribó un enorme árbol cerca del poblado de Borrowdale, en Cumberland, Inglaterra. Debajo del sitio donde habían estado sus raíces apareció una masa de cierta sustancia negra de aspecto mineral, desconocida hasta entonces: era una veta de plombagina, o "plomo negro". Fue el grafito más puro encontrado en ese país y posiblemente en el mundo entero. Los pastores de los alrededores comenzaron a usar pedazos de este material para marcar sus ovejas. Sin embargo, otros habitantes de la zona con más sentido de los negocios comenzaron a partirlo en forma de varitas, que luego vendían en Londres bajo el nombre de "piedras de marcar". A mediados del siglo XVIII, las minas inglesas de grafito eran explotadas por la Corona, y servían también para la fundición de cañones, por lo que se convirtió en un mineral estratégico del Ejército Inglés de manera que hasta registraban a los mineros de las minas de grafito para que no se llevaran escondido ni un trozo de mineral, delito que se podía castigar incluso con la pena de muerte
(Volver arriba)

BIBLIOGRAFIA:

- "Conversaciones Históricas Malagueñas.". Cecilio García de la Leña, 1789 (seudónimo de Cristóbal Medina Conde).

- "Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar". Pascual Madoz, Madrid 1845-1850

- "Minerales y rocas de la provincia de Málaga.". Juan Carlos Romero Silva.

- "Crónica de Marbella". Fernando Alcalá Marín, 2006

- "Memoria histórica, científica y estadística sobre las minas de grafito del partido de Marbella pertenecientes al Estado". Antonio Alvarez de Linera. Revista Minera, tomo VIII, 1857

- "Estudio geológico y petrográfico de la Serranía de Ronda". Domingo de Orueta y Duarte, 1917. Memorias del Instituto Geológico de España

Ver también:

Ubicar la mina en un mapa
Ruta MTB: "Benahavís - Venta Natías"
Artículo: "La minería en Sierra Bermeja"

José María Navarro (Derecho de copia)
21/02/2010 ( 5183 visitas )
Volver arriba

Autor

Sobre el Autor:

José María Navarro

Otros artículos de este autor:

Más artículos sobre Sierra Bermeja

Y también..

iluana foto.iluana.com